"Scribere me aliquid et devotio iubet"

"Scribere me aliquid et devotio iubet" San Bernardo de Claraval

Ya no le temo al blanco...

"Noto mis palabras libres y a la vez con peso. El peso se lo dan los hechos por los que he pasado, aunque ya se han convertido en alas y plumas que la hacen volar, tan ligera como grave. Sólo ahora que tengo peso, sé volar" Alessandro D´Avenia.

lunes, 28 de mayo de 2012

quizá no se entienda, de hecho no se entiende, pero estar en los brazos de Alguien..


“¿Miedo? ¿De qué tienes miedo?... ¿De este tam-tam todo el día? (El niño niega con la cabeza) ¿De este silencio de ahora? (El niño asiente) ¡No tienes que asustarte de una cosa ni de otra, guapo! (se pone a acunarlo. El niño se dormirá poco a poco) Primero es el día, y después la noche; el tumulto, y después el silencio…ayer te dolía el brazo ¿verdad? (El niño asiente). Y hoy ya no te duele (No). ¡Siempre es así, y siempre será así, pequeño! La espera y, mañana, el pesar; la alegría y, después, quizás, la desesperación. Está es tu condición, la condición de todos…no comprendes lo que te digo, pero te tranquilizas, te vas a dormir…y yo, para acunarte, hago el ademán de Dios: te llevo de un extremo al otro… ¿Te dejarás tú también coger en la trampa? ¿Del orgullo a la desesperación, y de la desesperación al orgullo, sin cesar? ¿O sabrás elegir y seguir recto tu camino de hombre hacia la luz? Entonces, acuérdate siempre del gran doctor que te curó, y del padre blanco que te besaba esta mañana…los dos sonreían, pequeño, sonreían hasta el último momento… ¡El que ha encontrado su camino, con toda certeza sonríe!...es lo único que importa, querido; sonreír…sonreír…" Son las doce doctor Schweitzer.

No hay comentarios:

"Todo yo soy una pregunta a la que no sé dar respuesta"
(P. P. Pasolini)



"Él poseía una ingenuidad que le permitía mirar las cosas de nuevo, como si nadie las hubiese contemplado antes que él. Contemplaba al mundo con ojos nuevos, asombrados".
(L. Jonas)