"Scribere me aliquid et devotio iubet"

"Scribere me aliquid et devotio iubet" San Bernardo de Claraval

Ya no le temo al blanco...

"Noto mis palabras libres y a la vez con peso. El peso se lo dan los hechos por los que he pasado, aunque ya se han convertido en alas y plumas que la hacen volar, tan ligera como grave. Sólo ahora que tengo peso, sé volar" Alessandro D´Avenia.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Vacaciones de invierno, CLU, 2010

En estos días, viendo y viviendo con mis amigos, viendo y viviendo las exigencias a las que la realidad parece "lanzarnos" a veces, recordaba a Santo Tomás de Aquino: "La vida del hombre consiste en el afecto que principalmente lo sostiene y en el cual encuentra su más grande satisfacción". ¿cuál es el afecto que nos sostiene? ¿Cómo explicar esa correspondencia, cada vez mayor, entre el Tú de Cristo y lo que a mí me sostiene... el lugar, y los rostros que me sostienen? ¿y esa correspondencia entre el Tú de Cristo y "yo"?

ERES.
 Café Tacuba

Eres lo que más quiero en este mundo, eso eres,
mi pensamiento más profundo, también eres,
tan sólo dime lo que hago, aquí me tienes.

Eres cuando despierto lo primero, eso eres,
lo que a mi vida le hace falta si no vienes,
lo único, preciosa, que mi mente habita hoy.

Qué más puedo decirte, tal vez puedo mentirte sin razón,
pero lo que hoy siento es que sin ti estoy muerto,
pues eres lo que más quiero en este mundo, eso eres.

Eres el tiempo que comparto, eso eres,
lo que la gente promete cuando se quiere
mi salvación, mi esperanza y mi fe.

Soy el que quererte quiere como nadie soy,
el que te llevaría el sustento día a día, día a día,
el que por ti daría la vida, ese soy.

Aquí estoy a tu lado y espero aquí sentado hasta el final.
No te has imaginado lo que por ti he esperado
pues eres lo que yo amo en este mundo, eso eres,
cada minuto en lo que pienso, eso eres,
lo que más cuido en este mundo, eso Eres.


aunque me parece más, a ratos, que sea la canción que cante Él...

No hay comentarios:

"Todo yo soy una pregunta a la que no sé dar respuesta"
(P. P. Pasolini)



"Él poseía una ingenuidad que le permitía mirar las cosas de nuevo, como si nadie las hubiese contemplado antes que él. Contemplaba al mundo con ojos nuevos, asombrados".
(L. Jonas)