"Scribere me aliquid et devotio iubet"

"Scribere me aliquid et devotio iubet" San Bernardo de Claraval

Ya no le temo al blanco...

"Noto mis palabras libres y a la vez con peso. El peso se lo dan los hechos por los que he pasado, aunque ya se han convertido en alas y plumas que la hacen volar, tan ligera como grave. Sólo ahora que tengo peso, sé volar" Alessandro D´Avenia.

sábado, 12 de septiembre de 2009

El sujeto ausente (M.B.)

"Transfiguración" Andrei Rublev


«Me imagino amigo mío –dice Versilov al adolescente-, que la lucha ha terminado. Después de las maldiciones, los silbatos y el barro, ha vuelto el silencio; los hombres han quedado solos como era su anhelo. La antigua idea sublime ha desaparecido; el gran dador de fuerza, del que obtenía alimento y calor durante tanto tiempo, ha desaparecido como si se alejara un inmenso sol en el fondo de las telas de Claudio Lorena. Parece el fin del mundo. De pronto, los hombres comprenden que se han quedado solos, de repente se sienten totalmente huérfanos. Querido muchacho, nunca he podido imaginar a los hombres como seres ingratos y embrutecidos. Estos hombres abandonados se estrecharán entre ellos más tiernamente; se tomarán la mano y comprenderán, de allí en más que representan uno para todo el universo. Y porque la gran idea de la inmortalidad ha desaparecido, los hombres trasladarán ese sobrante amor, que antes consagraban a la visión de la vida eterna, al mundo, a la naturaleza, a sus semejantes, a cada brizna de hierba. Amarán la tierra y la vida apasionadamente, en la medida en que, gradualmente, se acostumbren a ver en ellas el principio y el fin de todas las cosas. Las amarán con un amor muy particular y diferente del de antaño. Observarán y descubrirán fenómenos y misterios hasta entonces insospechados en la naturaleza, gracias a que mirarán el mundo con ojos nuevos, como el amante mira a su bienamada. Al despertar se apresurarán a abrazarse, sabiendo que tienen los días contados y que es lo único que les queda y que pueden poseer. Trabajarán unos para otros y donarán su salario y serán felices nada más que por ese acto. Los niños sabrán que podrán encontrar un padre o una madre en cualquiera. Al mirar la puesta del sol cada uno pensará: mañana será quizá mi último día, pero no importa. Cuando yo no esté habrá otros, y después sus hijos. Lo que los sostendrá, entonces, no será ya la esperanza de una vida ultraterrena, sino la idea de que otros los reemplazarán en esta tierra amándose y temblando siempre los unos por los otros. ¡Ah, sí! Se apresurarán a amar para ahogar en lo profundo de su corazón su inmensa tristeza. Cada uno será valiente y orgulloso para sí, pero se volverá tímido para con los demás y temblará por la vida y felicidad del otro. Serán naturalmente tiernos sin sentirse incómodos por ello y se acariciarán como si fueran niños. Al encontrarse cruzarán miradas profundas y llenas de sentido, repletas al mismo tiempo de amor y sufrimiento» "El adolescente". Dostievski.

«-“¿Qué será después de esto del hombre, sin Dios y sin vida futura? Porque entonces todo será lícito”

-“¿Es que acaso no lo sabias?”. y se echa a reír» "Los hermanos Karamazov". Dostoievski.

A partir de los trabajos que he hecho, he visto que Foucault en cierta manera quiere ser el hombre de la libertad, podríamos preguntarnos por su concepción de esta, ya que para él la libertad empezaría por deshacernos de ese dios que esclavizaba, de ese que nos hacia participar de un saber, pero luego no es claro hacia dónde nos lleva, aunque claramente se vea que una libertad sin Dios se destruye a sí misma, «si la vida carece de sentido y la inmortalidad no existe, los hombres no tienen otro recurso que estrecharse unos contra otros... y tratar de organizar la felicidad en la tierra». Tal como lo anuncia Varsilov, pero en el discurso de éste se deja entrever también un dolor, una tristeza desentendida, algo que por sí solo no podría sostener, esa felicidad y libertad no es más grande que los límites impuestos ya - recordando a Shakespeare:""Hay más cosas en cielo y en tierra o Horacio que en tu filosofía".- , porque el mundo de Varsilov no existe, o bien sería bastante estrecho; quedarse en su discurso sería quedarse en la superficie del problema, y «nunca se consigue nada precisamente porque nunca se va al fondo... pero quizá baste con permanecer siendo lógicos hasta el final», sólo entonces veríamos que desde lo más hondo de sus entrañas sale un grito desesperado una exigencia de unión, de una unidad dinámica, que sólo un dios desconocido le podría sugerir... pero que sólo el Dios conocido, el Dios hecho carne, le podría dar; desde lo hondo de las entrañas surge la exigencia del nexo, la exigencia del sentido; lo cual provoca un nuevo cambio en la relación sujeto-objeto, mejor dicho no un cambio, sino un ajuste en la mirada, un apego a la realidad que, en estos tiempos, de otra manera es inconcevible; pero esto lo veremos más adelante, mientras sigamos el camino... ¿Caminamos?

[...]

«Deseo, te he arrastrado por las calles, te he dilapidado en los campos, te he emborrachado en la ciudad, te he emborrachado sin quitarte la sed, te he bañado en las noches de luna llena, te he llevado por doquier, te he mecido sobre las olas del mar. Deseo, deseo, ¿qué puedo hacer contigo? ¿Qué quieres pues? ¿Cuándo te cansarás?» (A. Guide)

Una cosa más se puede entrever, y es que esta confesión para un saber es el único método que queda de relato, así es también como trabaja Foucault. Pareciera que siempre nos atrapamos en el lenguaje, y el lenguaje sin Logos. Habría que terminar echándose a reír... y preguntar si acaso Foucault no lo sabía. Porque al fin y al cabo siempre quedará sólo el sujeto ausente. Porque “si Dios no existe está todo permitido”, hasta observar y comer miel mientras los niños caen a la maquina devoradora (situción actual de la política, o no?)... y esto Dostoievski ya lo había adelantado


Es parte de un trabajo hecho el semestre pasado sobre Foucault...varias de las citas son tanto derechamente de libros de Dostoievski, como de "El espíritu de Dostievski", de Nicolás Berdiaev, y debo decir que también varias de las reflexiones son a partir de él, y el Sentido religioso.



2 comentarios:

Alejandro Maiza Catalán dijo...

Me gusta mucho tu blog; aborda temas serios con una intensidad que no conocía hasta el momento. He disfrutado mucho leyéndo algunos de ellos, como este y el último, pues ahora no tengo tiempo, mas en cuanto pueda los leeré todos. Megusta tu análisis de Focault, así co9mo tu interés por Shakespeare, Dovtoieski y Baudelaire, en especial el de Focault. Y las fotografias, eso ya es otra cosa.

Alejandro Maiza Catalán dijo...

Me iba a ir sin decirte lo más importante, seré despistado: Felicidades por tu blog, todo él es interesante.

"Todo yo soy una pregunta a la que no sé dar respuesta"
(P. P. Pasolini)



"Él poseía una ingenuidad que le permitía mirar las cosas de nuevo, como si nadie las hubiese contemplado antes que él. Contemplaba al mundo con ojos nuevos, asombrados".
(L. Jonas)