"Scribere me aliquid et devotio iubet"

"Scribere me aliquid et devotio iubet" San Bernardo de Claraval

Ya no le temo al blanco...

"Noto mis palabras libres y a la vez con peso. El peso se lo dan los hechos por los que he pasado, aunque ya se han convertido en alas y plumas que la hacen volar, tan ligera como grave. Sólo ahora que tengo peso, sé volar" Alessandro D´Avenia.

viernes, 26 de octubre de 2007

Me Haces Bien


Que increíble como ese "algo"
puede cambiar la vida,
pensar que ha existido siempre,
tanto tiempo creí en Él sólo como una idea
sin sentirlo, sin vivirlo.
No creía en él porque no podía verlo...
decíamos “ver para creer”
Si creyera sólo en lo que veo...
creería en tan poco,
tan poco...
Existe e incluso mas que yo...
Como puedo saberlo?
Soy y tú también eres por el...
esto que siento o sentimos
es su manifestación...
Nada menos,
mira, cometemos errores y
aun hay tanto por recorrer.
Imagina lo que podríamos ser...!!
No me canso,
no me canso hasta alcanzarle
hasta que lo alcancemos.
Me haces bien.

11 comentarios:

José Lucho dijo...

La cancion Mad world del reproductor de música me tiene completamente enbobado, relaja mucho, me gustó, es como una oportunidad al descaso y a la meditación ...

Y bueno, se podría decir "ver para creer" si consideraramos que ese "ver" no solo abarca la "mirada" con los ojos, sino que también la mirada con el cora...

Miguelo, sc dijo...

"¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino?" (Lc 24, 32)
Incluso cuando no le reconocemos,
incluso cuando tenemos dudas,
incluso cuando pasamos por crisis...
Él sigue estando ahí, acompañando, consolando...

Gracias por tan bellas palabras. Da mucha paz navegar por tu blog.

Un abrazo, Val

Aeronauta dijo...

Gracias, Vale, por tu comentario en mi sitio. Me importa tu opinión por ser joven, por tener posibilidades de formar una familia nueva que defienda la vida y muchas cosas relacionadas. Lo de la falta de respeto a la vida y su entorno es casi es la guinda de la torta podrida del relativismo, el hedonismo y, en definitiva, el egoísmo más salvaje bajo capa de libertad.
Un abrazo, Vale. Sí espero verte de nuevo.

sinretorno dijo...

Muchas gracias por el link y el comentario. Muy bueno tu blog y el paracaídas.

v. m. escobar dijo...

dios es así. inmanente y omnisciente. quien nos dio esa chispa de divinidad, como dijo epicteto.
buenas canciones.
saludos y vuelve.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Hola Valeska: Ahora no puedo leer tus palabras (volveré). En cuanto al poema que leíste en mi blog, te cuento que yo no escribo poemas y mucho menos de ese tipo. Mucha de la Torre, la periodista que trabaja en el Nuevo Herald, de Miami, escribe poemas casi todos los días. Un día decidió dejar uno incompleto y luego invitó a los visitantes a completarlo. Por eso lo escribí y, como me gustó, decidí traerlo a mi blog. Esa es toda la historia. ¡Saludos!

Posdata: Aquí veo a mi amigo Miguelo. Te cuento que en otra ocasión, él completó un poema de Mucha y fue el merecido ganador (sus palabras se acomodaban perfectamente al poema de Mucha.) Recuerdo que le dejé mis felicitaciones en «Recomenzar.» ¡Tendría que haberlas dejado en su blog!

Posdata II: Ahora veo porqué llegó José Lucho a mi blog. Me debe haber visto aquí. ¡Muy bueno su blog! Me gustó la presentación de los números. Una estética clara, precisa, elegante, digna de «2001: Odisea en el espacio.»

¡Saludos!

NOE dijo...

Paso por tu blog para devolverte la visita y veo que eres muy joven, podrías ser mi nieta, bonito tus pensamientos. Yo también pondré tu link en mi pag.
Un beso :)

Volveré.....

Carlos Alberto Arellano dijo...

Valeska: Paso brevemente para darte las gracias por tu visita. Hoy no puedo leer nada (se ha presentado un problema, un problema que me va a llevar varios días solucionar.) Me gustó que nombraras a Anne Rice. No he leído ninguno de sus libros, pero sí vi en la televisión «Entrevista con el vampiro». ¿Conoces la vida de esta mujer? ¿Conoces la espantosa tragedia de su familia? La vida de Anne Rice es interesantísima en muchos aspectos, comenzando por su niñez, la relación con su madre, la educación que recibió de ella (tan diferente de la que recibieron los hijos de sus vecinos) el terrible abismo en que cayó su madre, ese abismo del que nunca iba a salir, la relación de Anne con la iglesia católica y lo mucho que la afectó la idea del pecado en su juventud, la enfermedad y la muerte de su hija, el habitual consumo de drogas de sus amigos, el horror del alcoholismo (hay en la vida de Anne interesantes paralelismos con la vida de Mary Shelley, la autora de «Frankenstein»). ¡Saludos!

Álex dijo...

"Si creyera sólo en lo que veo... creería en tan poco, tan poco..."

Estas palabras me tocan en lo profundo y no dejan de resonar en mí como un eco...

Gracias.

Álex dijo...

Cacé al vuelo tus versos...
...y me tomé la libertad de escribir a partir de ellos...
http://alexsegrelles.marianistas.org/si-creyera-tan-solo-en-lo-que-veo

Gracias. No sé si nos despiertan los mismos sentimientos... o si, por el contrario, al desplegar los míos traicioné los tuyos. La magia del arte y de las palabras está en la diversidad de fuegos que encienden en cada corazón.

Pero lo importante es que trajiste a mi vida, casi sin quererlo, un motivo de oración.

Gracias, desde lo profundo.

valeLost dijo...

Álex:


gracias a ti…
que bellas palabras, pero lo mas importantes es que siento que no solo se quedan en eso. Porque incluso las palabras se quedan cortas, es un infinito… sólo ese infinito es el que podrá permitirnos ver realmente, mientras en el intento nos dejamos guiar, y vaya que felicidad, aunque también siempre estamos acompañados de esa tristeza, por querer tenerlo más cerca, de ser más su signo, su templo… es complejo, pero sólo con y en ÉL se puede ver realmente.
me encantó el final, porque haces referencia a que realmente se ve con él, que no se trata de algo absurdo… de simple seguir por seguir, sino porque lo vives, porque lo sientes.. eso es ver.

gracias a ti,
nos vemos!!!!

"Todo yo soy una pregunta a la que no sé dar respuesta"
(P. P. Pasolini)



"Él poseía una ingenuidad que le permitía mirar las cosas de nuevo, como si nadie las hubiese contemplado antes que él. Contemplaba al mundo con ojos nuevos, asombrados".
(L. Jonas)