"Scribere me aliquid et devotio iubet"

"Scribere me aliquid et devotio iubet" San Bernardo de Claraval

Ya no le temo al blanco...

"Noto mis palabras libres y a la vez con peso. El peso se lo dan los hechos por los que he pasado, aunque ya se han convertido en alas y plumas que la hacen volar, tan ligera como grave. Sólo ahora que tengo peso, sé volar" Alessandro D´Avenia.

viernes, 13 de noviembre de 2009

La LLave

Vocación de San Mateo. Caravaggio

Ambas cosas, esta pintura de Caravaggio y el poema de Benson son signos que me conmueven tremendamente, signos y testimonio. Deseo aprehender la disponibilidad de Mateo, su pobreza, y la pasión y mendicidad de Benson, ¡qué sinceridad con la que se mira! ¡qué amor a la verdad que suscita una oración! "Sé Tú mi alma y yo mismo, amado Jesús,
Mi Dios y mi Todo."
Recuerdo a Pearce mientras lo leía en el programa de Warnken, la identificación es mística decía L.B.Baudier... que los testigos nos inunden de su amor, que nos enseñen a ser verdaderos amantes.



(By Robert Hugh Benson)

I cannot soar and sing my Lord and love;
No eagle’s wings have I,
No power to rise and greet my King above,
No heart to fly.
Creative Lord Incarnate, let me lean
My heavy self on Thee;
Nor let my utter weakness come between
Thy strength and me.

I cannot trace Thy Providence and plan,
Nor dimly comprehend
What in Thyself Thou art, and what is man,
And what the end.
Here in this wilderness I cannot find
The path the Wise Men trod;
Grant me to rest on Thee, Incarnate Mind
And Word of God.

I cannot love, my heart is turned within
And locked within; (Ah me!
How shivering in self-love I sit) for sin
Has lost the key.
Ah! Sacred Heart of Jesus, Flame divine,
Ardent with great desire,
My hope is set upon that love of Thine,
Deep Well of Fire.

I cannot live alone another hour.
Jesu, be Thou my Life!
I have not Power to strive; be Thou my Power
In every strife!
I can do nothing — hope, nor love, nor fear,
But only fail and fall.
Be Thou my soul and self, O Jesu dear,
My God and all!




No puedo elevarme y cantar a mi Señor y mi Amor.
No tengo las alas del águila
Ni fuerza para alzarme y saludar a mi Rey.
Ni corazón para volar.
Señor, Creador encarnado, déjame apoyar
Mi pesada carga en ti.
No permitas que mi inmensa debilidad
Se interponga entre tu fuerza y yo.
No puedo conocer tu Providencia ni dónde estás.
Ni alcanzar vagamente
Qué eres Tú, qué es el Hombre
Y cuál es el final.
En medio de este desierto, no puedo encontrar
La senda que pisó el hombre prudente.
Concédeme descansar en ti, espíritu encarnado
Y verbo de Dios.
No puedo amar. Mi corazón está embotado y cerrado bajo llave.(¡Ay de mí!
Mi egoísmo me hace estremecer.)
El pecado ha extraviado la llave.
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Llama Divina
Que arde de deseo.
Mi esperanza está puesta en tu amor,
Profundo abismo de fuego.
No puedo vivir solo ni una hora más.
¡Jesús, sé tú mi vida!
No tengo fuerzas para luchar. Sé tú mi fuerza
En toda contienda.
No puedo hacer nada, ni esperar, ni querer, ni temer,
Tan solo tropezar y caer.
Sé Tú mi alma y yo mismo, amado Jesús,
Mi Dios y mi Todo.

1 comentario:

Alejandro Maiza Catalán dijo...

Una buena combinación, Valeska, Caravaggio y Benson, me encanta esta entrada,es muy buena. Siento no haberte escrito antes, intente ver si podía mandarte un mensaje, mas tuve el correo bloqueado, y no pude hacer nada, luego no me quedo más remedio que abandonarlo hasta hoy, que sigue sin funcionar por cierto, y tener que escribirte al blog. Espero que los examenes te hayan salido bien, seguro que sí. Quería avisarte de que hice una entrada sobre Kant, un pequeño resumen de su "Critica a la razón pura" aplicada a los movimientos conceptual y minimalista. Quería saber que te parecía, pero ya te advierto que no es ni la mitad de bueno que uno de los tuyos. También he hecho una sobre Eno, que tal vez es la más completa hasta el momento. Felicidades por tu blog.

"Todo yo soy una pregunta a la que no sé dar respuesta"
(P. P. Pasolini)



"Él poseía una ingenuidad que le permitía mirar las cosas de nuevo, como si nadie las hubiese contemplado antes que él. Contemplaba al mundo con ojos nuevos, asombrados".
(L. Jonas)